El año pasado la Escuela de Liderazgo Kuy Kuy comenzó a revisar el aspecto visual de su marca con el fin de consolidar un sentido de identidad que permitiera a sus audiencias claves reconocerla y recordarla con mayor facilidad. Recordamos que el anterior logo se enmarcaba en una amplia paleta cromática, ahora protagonizan el naranjo y el morado. El valor de estos colores no proviene únicamente de la combinación armónica que ópticamente forman, sino además del concepto que representan: la refracción. 

Refractar es la acción que sustenta la nueva línea creativa de la Escuela. La refracción ocurre cuando una frecuencia atraviesa un medio de distinta densidad al de origen, lo que provoca que este rayo desvíe su camino. “Nos llamó la atención esta idea, así que averiguamos más sobre el fenómeno y, con un poco de sorpresa, caímos en cuenta de que lo admiramos a diario y a gran escala cada vez que amanece y atardece”, relata Laura Cabrera, encargada de Comunicaciones de Kuy Kuy. 

“El juego del naranjo con el morado representa el cielo en transformación y como escenario de una peculiar conexión cromática, el que, además de evidenciar literalmente una refracción, se nos presenta como una metáfora de los efectos que un punto de inflexión puede causar en una trayectoria, conectando dos elementos que aparentemente se encontraban alejados dentro de su secuencia natural”, concluye Laura Cabrera. 

Este relato es el pilar del actual slogan de la Escuela: “Queremos ser el medio que cambia direcciones”. El sitio web de Kuy Kuy (www.kuykuy.cl), por supuesto, no quedó al margen de esta reconfiguración. En él se puede observar la nueva gráfica además de la actualización de la misión, la visión y los pilares organizacionales, entre otros contenidos. Tras este primer hito de presentación pública de la marca, el equipo continuará desarrollando modificaciones en la misma línea durante el año.

Otra de las novedades que marca este primer semestre para la Escuela es la validación de tres cursos de 20 horas y tres nuevos profesionales en el Registro Asistencia Técnica Educativa (ATE). “Uno de los logros de contar con la inscripción en el registro ATE es que ahora somos una institución que tiene el respaldo del Ministerio de Educación en cuanto a la calidad de nuestros servicios para acompañar a otras instituciones en las capacitaciones y formación continua de sus docentes”, explica Nicole Durán, encargada de Sostenibilidad de Kuy Kuy. 

Los cursos validados son “Inclusión y equidad en la escuela”, “Observación y retroalimentación para el desarrollo profesional docente” y “Planificación y monitoreo de procesos en establecimientos educacionales”. Por otro lado, Claudia Lara, directora ejecutiva de la Escuela, Karen Céspedes, encargada de Aprendizaje Situado y Transferencia de Kuy Kuy, y Francisco Molina, encargado de Innovación Pedagógica y coordinador de Red Historia y Geografía en Belén Educa, fueron validados como profesionales en el mismo Registro.